Casa ecológica: consejos para que tu hogar sea más verde

No te asustes, no tienes por qué vivir en una casa de madera sin agua ni electricidad. Hay formas sencillas y baratas de reducir tu consumo de energía, ¡sigue la guía de Mimo Reformas!

Bombillas de bajo consumo

Apuesta por bombillas de bajo consumo Las bombillas incandescentes son cosa del pasado. A partir de ahora, puedes utilizar bombillas de bajo consumo en casa. Pero, ¿qué elegir entre lámparas fluorescentes compactas y LED? Aunque las lámparas fluorescentes compactas tienen ciertas ventajas, no deben utilizarse en todas partes porque no se encienden al instante. Además, debes acordarte de llevarlos a tu distribuidor o a un punto de reciclaje, ya que contienen mercurio.

Los LED son, sin duda, las luces del futuro. Duran una media de 50.000 horas, es decir, 50 veces más que las bombillas incandescentes y 6 veces más que las fluorescentes compactas. Económicas y ecológicas, también tienen la ventaja de encenderse inmediatamente y no están fabricadas con materiales nocivos. Además, puede elegir entre luz blanca, brillante o cálida. El único inconveniente es que los LED siguen siendo un poco caros.

Energías renovables

Utilizar energías renovables También puedes utilizar energías renovables como paneles solares, pequeños aerogeneradores, bombas de calor, etc. Algunas de estas instalaciones reciben ayudas estatales de hasta el 50% del precio de compra.

Controlar la temperatura

Otro consejo que se da a todo el mundo: controle su calefacción. No tiene sentido calentar habitaciones en las que no se está presente, o en las que se está poco. Durante el día, considera la posibilidad de bajar el termostato de tu dormitorio y volver a encenderlo sólo cuando te vayas a la cama. Además, se dice que acostarse en una habitación fría ayuda a dormir mejor, preserva el organismo y hace perder peso, ¿mágico no? ¡Bajemos la calefacción! (la temperatura ideal para un dormitorio es entre 15 y 18 grados).

Ventile su casa

Varios estudios han revelado que algunos hogares pueden estar más contaminados que las grandes ciudades. Alarmante, ¿verdad? Así que piensa en ventilar tu casa para mejorar la calidad del aire interior y también para evitar problemas de condensación y moho.

Reduzca sus productos químicos

Si la mayoría de los productos de limpieza son químicos, debes saber que los hay ecológicos. Elija productos domésticos ecológicos para limpiar su casa, o incluso los trucos de la abuela, ¡eficacia garantizada! (ejemplos de productos ecológicos para el hogar: L’arbre Vert, Ome, Eco Ver, Sonett…)

Utilizar materiales naturales

Si quieres que tu casa sea ecológica, debes evitar los materiales que tengan un impacto en el medio ambiente y en la calidad del aire interior, para preservar la salud de sus ocupantes. Entre estos materiales aislantes saludables se encuentran el cáñamo, la lana de oveja y la guata de celulosa. Los llamados bioaislantes se fabrican a partir de materias primas vegetales o animales renovables.

Además, considere la posibilidad de utilizar pinturas respetuosas con el medio ambiente y revestimientos naturales como la cal o la pasta de papel.

Mejore su aislamiento

Muy a menudo, la pérdida de energía se debe principalmente a un aislamiento deficiente. Puede provocar una pérdida de más de la mitad de la energía producida en el interior y, por lo general, el 30% de la pérdida de calor se produce a través del tejado. Por eso es fundamental aislar bien la casa, tanto por dentro como por fuera: ventanas de triple acristalamiento, cuidado con los puentes térmicos, las uniones de las paredes, tejados….

Como ves, existen soluciones sencillas, eficaces y accesibles para limitar tu impacto en el medio ambiente y hacer que tu casa sea más ecológica. Y como diría Gandhi: «Vive sencillamente para que otros puedan sencillamente vivir».